Veo: Bake off Chile

Lo primero que tengo que decir es que tengo muchas ganas de cocinar cosas ricas, pero la gordura no me lo permite. Acabo de terminar de ver el primer capítulo de la versión chilena de bake off y debo decir que estoy entusiasmada por lo que vendrá. Si bien al principio me pareció un poco forzado al avanzar en el capítulo todo se volvió más fluído e interesante.

Recién ahora me puse a mirar un poco la reacción de la gente en las redes sociales, muchos critican la animación de Carola de Moras y la comparan con otras animadoras. La verdad es que no entiendo por qué, a mí me pareció muy entretenida y espontánea. A mi juicio sin sus comentarios el capítulo sería muy plano.

Los jueces me parecieron muy buenos, sobre todo Gustavo Sáez, se nota que sabe mucho y no sólo critica lo que está mal sino que explica por qué. Esto es lo que hace el programa muy atractivo para mí, poder aprender y saber en qué me equivoco.

Algunos participantes no muy agradables, pero siempre pasa. Otros con los que me es más fácil empatizar, probablemente yo sería la que dejó la escoba en la cocina y el delantal jajaja.

Aprendí que mi creatividad es nula, las dos cosas que se me ocurrieron para esa prueba alguien más las hizo. Menos mal que no estoy participando, de todas maneras voy a sumar a mi lista de cosas por hacer, tarta de frutas y brazo de reina.

Desafío color y sabor de temporada: de almendra y amapola

Los mugcakes son queques que puedes realizar en poco tiempo, se cocinan y mezclan en una taza. Descubrí está maravilla en mis primeros años fuera de casa, encontré una receta de brownie en tres minutos y para mí que siempre recuerdo cocinar cuando ya tengo hambre fue lo máximo.

Mi prima me regaló un libro con recetas de mugcakes y de ahí sale esta receta un tanto más sofisticada. Este mes el ingrediente especial es la almendra, así que aquí voy con esta receta dulce ( parece que voy a tener que cambiar el nombre del blog, porque últimamente todo es dulce!)

Ingredientes:

– 3 cdas de harina de almendras

– 1 cda de harina común

– 1/4 cdta de polvos de hornear

– 2 cdas de azúcar

– 2 cdas de aceite

– 1 cda de semillas de amapola

– esencia de almendras

Preparación:

Escoja taza favorita, ponga todos los ingredientes, mezcle enérgicamente y lleve al microondas por 2 minutos. Y ¿eso es todo?  Pues sí, ¿ahora entienden mis fascinación por los mugcakes?

Cómo todo lo fácil hay que tener bastante cuidado con algunas cosas, así que aprovecho de compartir algunos tips con ustedes:

1.- Escojan una taza lo suficientemente alta, porque esto sube y si se cae por el borde del molde sin haberse cocinado quedará horrible.

2.- Recomiendo poner primero los ingredientes líquidos y mezclar bien para que no quede harina cruda en el fondo.

3.- Así como rápido se cocina rápido se seca, así que hay que prepararlo y consumirlo.

4.- Cada microondas tiene su personalidad, así que prueben con un minuto y vean si le falta cocción. Yo prefiero que quede húmedo a que quede seco

5.- No importa el Mugcake que prepare, para mí siempre queda mejor con topping de queso crema.

mugcake-2

Cupcakes de limón y buttercream de vainilla

Me siento tan feliz con esta receta, hace poquito (ha pasado un mes ya) les contaba lo difícil que ha sido para mí lograr el buttercream y esta vez lo logré. I feel like a boss. Estos cupcakes los hice para el baby shower de mi prima, no le cuenten a ella, pero en realidad no tenía ninguna receta probada, así que me lancé a la piscina y afortunadamente salió todo bien.

Como tuve que aprender haciendo, me basé en una receta de Osvaldo Gross. Cuando la terminé me pareció demasiado densa, así que le agregué un poco de leche. Puede ser porque los huevos eran muy pequeños, así que cuidado con eso.

Cupcakes de limón: 

  • 240 grs de margarina de horneo
  • 240 grs de azúcar (*nota para mi yo del futuro: los encontré un poco dulces, trata con menos azúcar la próxima vez)
  • 2 cucharadas de esencia de vainilla
  • 4 huevos
  • 50 ml de leche
  • 350 grs de harina
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 pizca de sal fina
  • ralladura de 2 limones

img_20161209_182528_hdr-1

Para comenzar vamos a ir a buscar el molde de cupcakes, le pondremos los papelitos, prepararemos todos los ingredientes y encenderemos el horno. Porque somos cocineros muy organizados. Por lo menos ustedes, porque yo no.

Ahora sí, partimos mezclando la margarina con el azúcar hasta obtener una crema suave. Aquí yo pensé que era el fin del mundo, porque no se quería cremar. Para variar no me preparé con anticipación y la margarina estaba muy fría. Afortunadamente después tomó temperatura ambiente y se mezcló.

Después de la crisis, que ustedes por supuesto no van a vivir, es momento de agregar “los sabores”, así que puse la ralladura de limón y la esencia de vainilla. En alguna de mis clases me explicaron que es importante agregar el sabor cuando estemos trabajando con materia grasa, porque así tendrá mayor presencia en nuestra preparación.

Continuamos agregando los huevos uno a uno. Cuando estén bien integrados agregamos el harina, los polvos de hornear y la sal, previamente tamizados. Aquí yo miré mi mezcla y pensé: “ahora sí que esto no resulta, está demasiado denso”, pero me iluminó un rayito de luz y le agregué un poco de leche y funcionó.

Les mentiría si les digo, como todos hacen, que puse la mezcla hasta 2/3 del molde, porque hice eso con la primera horneada y pensé que habían quedado muy chicos, así que los puse llenos, fueron al horno por 15 minutos.

Cada horno funciona de manera diferente, así que pueden probar con una brocheta y si sale seca es momento de sacarlos.

Buttercream de vainilla

Siguiendo a los grandes, para el buttercream utilicé la receta de Anna Olson.

Ingredientes:

3 claras de huevo

1/4 taza de azúcar

1/4 taza de agua

1/2 taza de azúcar

250 grs. de mantequilla sin sal

1 cda de esencia de vainilla

Tip 1: Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente

Tip 2: Hay que usar mantequilla sin sal, sí o sí

Partimos poniendo las claras en un bowl, y las batimos a punto de nieve y agregamos en forma de lluvia el 1/4 taza de azúcar. A continuación preparamos el almíbar poniendo al fuego 1/2 taza de azúcar en 1/4 taza de agua, debemos llevarlo a 115°C. Si no tienen termómetro, tendrán que esperar a que aparezcan burbujas por toda la preparación. Ahora, volvemos a encender la batidora y agregamos cuidadosamente el almíbar. Luego agregamos la mantequilla en cucharadas o trozos pequeños y la esencia de vainilla. No debemos dejar de batir hasta que el bowl esté frío.

Ahora a decorar! Esta cantidad de buttercream me alcanzó para decorar 15 cupcakes.

IMG-20161210-WA0000.jpg

Cocinar para extranjeros/ receta leche nevada

He tenido una revelación! sé cocinar pocas cosas chilenas y ni siquiera sé qué cosas son típicamente chilenas. Todo comenzó cuando recibimos la invitación de unas amigas mexicanas para conocer un poco sobre su comida. Nos prepararon quesadillas, sopes y huaraches. Todo muuuuuuy rico, creímos que íbamos a reventar de tanto comer, pero aquí estamos vivos y preparados para la siguiente oportunidad.

img_20160925_203923

Parece que todos la pasamos tan bien que terminamos conversando sobre cuando sería la próxima vez , qué cosas podríamos comer y qué cosas son típicamente chilenas. Recurrimos a san google para buscar ideas y fuimos descubriendo que hay pocas cosas en este lado del mundo que sean originarias de un sólo país. Punto a parte es la eterna rivalidad chileno peruana sobre la autoría de algunos tragos y platos tipícos,  así que no vamos a entrar en eso porque de eso no tengo ni idea.

En nuestra búsqueda hasta recurrimos al comodín del llamado telefónico:

aló mamá! ¿qué comidas típicas chilenas podemos preparar para las amigas de México?

mamá: eeeeeeeeeh ¿cazuela? ¿humitas? ¿empanadas?

y así estuvimos bastante rato, con el público riéndose de mí por tomarme tan en serio la misión.

Finalmente, hicimos pizza con espárragos…

Suuuuuuper chileno dirán ustedes, pero la verdad es que teníamos muchos espárragos en la casa y había que comerlos. También hicimos chupe de machas, que como ustedes saben yo no comí, porque mi relación con el sabor a mar es como el agua y el aceite. Según los invitados estaba rico.

Después de comer demasiado, lo crean o no, me puse a hacer postre. Lo que encontramos como típicamente chileno fue leche nevada, que como su nombre lo dice es un postre de leche, que recibe su nombre debido a que contiene merengue y este se asemeja a la nieve.

LECHE NEVADA: 

Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • 3 huevos
  • 1 taza de azúcar
  • 1 cda de fécula de maíz (maizena)
  • cáscara de limón
  • esencia de vainilla

Preparación:

Debemos comenzar separando las yemas y las claras de los huevos. Ponemos estas últimas en un bowl y las batimos a punto de nieve (cuando se ve como espuma) y agregamos el azúcar en forma de lluvia (de a poquito)  hasta formar un merengue. Lo distribuimos en moldes individuales o en una bandeja de vidrio.

Con esto ya tenemos la nieve, ahora hay que ponerle algo de gracia a la leche. Así que apartamos media taza y la juntamos con las yemas del huevo y la cucharada de fécula de maiz (la leche debe estar fría para que la fécula se disuelva bien). Ponemos a calentar el resto de la leche con media taza de azúcar y la cáscara de limón. No debe hervir, solo necesitamos que el azúcar se disuelva.

Agregamos ahora la mezcla de las yemas de huevo (yo la paso por el colador porque el huevo a veces tiene “cosas”) y revolvemos hasta que espese. Vaciamos sobre la “nieve” y listo! (Si les molestan las cáscaras de limón tienen que usar el colador de nuevo)

A continuación… las fotos! Por favor haga click para entender qué es…

Cóctel para 150 personas: logro desbloqueado!

Si hace un par de años me hubiesen preguntado si podía hacer un cóctel para 150 personas habría dicho sin dudar que no, que me gusta mucho cocinar, pero que eso es para alguien que sabe. Pero, este año y por segunda vez lo hice, de repente hay que aprovechar las oportunidades y confiar en una misma.

¿Cómo surgió esta oportunidad? la mejor carta de presentación es que la gente pruebe tu comida, así que cocina para las visitas, aprovecha de practicar en las fechas importantes. Yo hago esto porque no soy la persona más afectuosa, ni con gestos ni con palabras, así que yo no digo te quiero, eres importante para mí o me da gusto que estés aquí, yo simplemente regalo comida.

Así, con el tiempo la gente ha comenzado a preguntarme si vendo y cuanto cobro. Esto último si que es un tremendo tema! hay que pensar cuanto dinero inviertes en ingredientes, cuanto valen tus horas de trabajo, cuanto está bien ganar. El día que aprenda tendré que hacer una entrada sobre esto. Volviendo al tema, fue de esta manera que llegó esta oportunidad. En mi trabajo, ya había tenido la oportunidad de cocinar para mucha gente, porque aquí en Chile no puedes compartir si no hay comida. Sin embargo, nunca había estado a cargo yo de planificar las compras, ni el menú, ni nada.

La primera vez que nos lanzamos con este desafío debo reconocer que estaba tan nerviosa que mientras servía los aperitivos estuve a punto de tomarmelos todos y eso que yo no bebo alcohol, no porque sea ñoña y fome (cosa que si soy), si no porque no me gusta el alcohol.

Ahora que soy toda una experta (MENTIRA!) quiero compartir con mis tres lectoras lo que he aprendido:

  • No es una buena idea probar recetas, parece obvio, pero cuando estás pensando como presentar la mesa te vas a acordar de todos esos postres que viste, de las decoraciones con chocolate o con caramelo, que obvio no has practicado. Así que contente y has lo que sabes hacer, si puedes prueba hacerlo antes del gran día porque así sabrás mejor cuantos ingredientes necesitas.
  • Ten un buen equipo de trabajo. Si bien yo planifico la mayoría de las cosas no podría hacer esto sola. Tuve una socia cocinera (mi tía) que se encargó de algunas preparaciones, con la que fui a comprar los ingredientes, que le gusta el negocio así que tenía mucha loza para usar.  A parte estaba otra tía, mi mamá y mi hermana en la cocina y 4 amiguitas para servir las mesas. Cuando trabajas muchas horas y bajo presión necesitas gente con la que no te vas a pelear y que pueda ponerse de acuerdo sobre como hacer las cosas.
  • Ten claridad sobre como se va a presentar el cóctel, cuantas mesas, en qué espacio. ¿Para qué? para saber cuantos centros de mesa necesitas, cuantas bandejas. A mi me ayuda hacer un dibujo, que aunque no tenga habilidades yo me entiendo y así sé como emplatar las cosas cuando llega el momento.

Tenía tantas ganas de compartir esto porque a una semana del evento me sigo sintiendo feliz y orgullosa de lo que hicimos y esto me ha hecho pensar lo importante que es tomar riesgo y de lo sabía que es la vida para poner en tu camino la gente y las oportunidades para que descubras la manera en que eres feliz.

Como dicen por ahí, la vida sucede más allá de tu zona de confort, así que de vez en cuando animense a hacer algo que no hacen habitualmente.

Voy a agradecer a mi hermana por ser mi primer lectora siempre y por acompañarme en esta aventura 🙂

¡Mamá, comí mariscos!

 

Mi experiencia en relación a INACAP ha estado ligada siempre a ir más allá de lo cómodo y lo conocido. Este fin de semana no podía ser distinto. Como parte de la inauguración del torneo gastronómico chef sur en el centro de Concepción estuvieron realizando algunas clases demostrativas.

IMG_20161001_125523_HDR[1].jpg

Así que yo muy ingenuamente llegué, recibí el plato que  me entregaron y  pensé oh! ¡Arroz con cositas, mi favorito! Debo reconocer que se veía bonito y tentador. Lo probé y O.O tenía mariscos. Cualquier persona que me conozca sabe que aunque quiera nunca he podido comerlos, hay algo con su sabor que encuentro muy fuerte y  me cuesta, incluso, tragarlos.

Sin embargo, como dije al principio, INACAP para mí es confiar, tirarse al agua y descubrir cosas nuevas. Supongo, que comí pulpo y calamares. Papá, si ves esto, jamás te perdonaré por engañarme, el pulpo no tiene sabor a pollo u.u y mamá, si ves esto, todavía no me gustan los mariscos como a ti, soy una deshonra T.T

IMG_20161001_134144_HDR[1].jpg
También comí cosas ricas 😀                                No saqué foto de los mariscos porque fue demasiada mi impresión
Mi historia con INACAP es más larga. El año pasado cuando estaba perdida busqué respuestas donde siempre lo hago, LA COCINA. Fue así como encontré los cursos de extensión de la escuela de gastronomía. Y aunque tuve todos los miedos de siempre “y sí nadie me hable” “y si no me atrevo a hablarle a alguien” “pero tendría que ir sola a clases” y el peor de todos “y si descubro que no tengo habilidad para cocinar y si no sirvo para esto”. Pero me atreví y así aprendí que de vez en cuando hay que dar un salto al vacío y arriesgarse.

Terminé el año pasado más cansada que nunca, pero fui inmensamente feliz. No descubrí que fuera una masterchef en potencia, tampoco fui la alumna más brillante, ni la que más cocinó. Lo que descubrí es que siempre vale la pena arriesgarse, aprender algo nuevo, conocer a otras personas. Es necesario ir más allá de lo que conocemos para crecer y para ser felices.

Así que a dejar las excusas atrás y seguir avanzando. Mamá, no sólo comí mariscos. Estoy creciendo.

Voy a dejar algunas fotos aquí para que puedan ver el mundo hermoso que descubrí al arriesgarme.