Kyoto, el valor del silencio

No sé porque últimamente me cuesta tanto escribir, ¿puedo tener el bloqueo del escritor sin serlo? Hace bastante tiempo quería contar que ahora sí fui a Japón, con mi mamá y mi hermana. Y me hizo reflexionar sobre tantas cosas y aprender muchísimo sobre mí misma también.

Mientras viajaba ya tenía un título para esta entrada: “Kyoto, el valor del silencio” y es que justamente eso hizo la experiencia tan especial. Cuando no hay ruido a mí alrededor me es más fácil escuchar lo que sucede en mi cabeza y en mi corazón. Fue impresionante desde el principio, no es bien visto conversar a bordo del transporte público en Japón y el chofer, si es que lo hay, no va a ir escuchando cumbia a todo volumen como aquí en Chile.  Disfruté tanto eso.

Viajamos en un avión rosado, con asientos rosados y adivinen qué! las asistentes de vuelo también estaban vestidas de rosado.

Llegamos al aeropuerto de Kansai y viajamos en el Haruka Express hasta Kyoto. El recorrido toma alrededor de una hora y veinte minutos y tiene un descuento asociado a la tarjeta del área (ICOCA); también si compras ida y vuelta sale más barato. La verdad nosotras nos demoramos un poco más, porque nos bajamos en una estación equivocada, menos mal teníamos fotos para llegar a nuestro alojamiento, así que preguntamos y nos dijeron que no era ahí (menos mal) tuvimos que esperar al siguiente tren. Japón trata todo lo posible de ser a prueba de despistados, hay señales por todos lados, en los puntos más importantes habían señales en el suelo que indican el camino y apostaría a que cuando nos bajamos había una señal en el piso diciendo algo así como “Esta no es la estación de Kyoto, no se baje aquí” y nosotras no la vimos.

Así se veían las calles camino a nuestro alojamiento

Lo que más siento es que estaba viajando en un tren decorado con motivos de Hello Kitty y lo abandoné sin sacar siquiera una foto por despistada, pero bueno si no me equivoco y me pierdo no sería yo. ¡Dato importante! En todas las estaciones en que estuve había personas a las que preguntar dónde encontrar el tren o cómo usar los tickets, etc. Generalmente hablan inglés, les recomiendo no preguntar en japonés porque les van a responder en japonés y no van a entender (por supuesto, me pasó también).

Lo que dicen de la amabilidad de los japoneses es cierto, todos nos recibieron con mucha paciencia, sí, también hay algunos que repiten palabras de cortesía como robots, pero no fue así en general. Todavía me acuerdo de los señores de la casa de cambio del aeropuerto, tenían una paciencia increíble, incluso pudimos conversar un poco, yo con mí rudimental japonés decía “sumimasen” porque de torpe no encontraba un documento y el señor me decía “daijoubu” “it’s okay”. Tal vez no fue eso lo que dijimos, pero el punto es que todo lo decía sonriendo y después nos regaló una grulla de origami para que tuviéramos buena suerte. ¡No lo olvidaré señor del aeropuerto!  Ni al joven que me ayudó a escribir el número de teléfono del alojamiento al entrar a  Japón.

En Kyoto visitamos el santuario Fushimi Inari, que probablemente reconocerán por sus “tori” que encuadran el camino, que es bastante largo puesto que está situado en un montaña. Mi mamá vio una escena en la película “Memorias de una geisha” que fue filmada ahí y se emociona cada vez que lo ve. No me pregunten que hay en la cima porque no llegué hasta allá, morimos en el intento. Mientras van subiendo van a encontrar muchas cosas interesantes que japonismo explica mucho mejor que yo. Si quiere comprar algo y tiene tendencia a perderse como yo,  no lo deje para después, mi hermana quería comprar un amuleto y nunca lo volvimos a encontrar. Tal vez fue una señal diciendo la vida es ahora, no dejen las cosas para después.  

Entrada a Fushimi Inari, sacadas por nuestros amigos extranjeros

La recomendación es llegar temprano, porque a eso de las 10 está demasiado lleno de turistas y tours, por lo que moverse va a ser más difícil y olvídense de sacar fotos sin extraños en ellas. Al salir nos encontramos con muchos puestos pequeños que vendían comida, disfrutamos comiendo mochi y takoyaki. Tampoco es buena idea comer mientras caminas, porque vas a caminar más lento y entorpecer el camino de otros y porque puedes ir ensuciando mientras lo haces. Así que sea civilizado y párese a un lado del camino.

Escucho: Day6

Hace poquito y a propósito de una entrada de Natified escribí que con frecuencia no le damos importancia a las pequeñas cosas que hacemos día a día y que nos hacen felices. Para mí, escribir es una de ellas y escuchar a Day6 es otra. Así que voy a matar dos pájaros de un tiro con esta entrada.

Day 6 es una banda surcoreana que me atrevería a decir que no tiene ninguna canción que sea mala. Fue mi prima quien me introdujo a este grupo y partí escuchando unas tres canciones y desde ahí no pude detenerme, me gustan todas. El próximo lunes es su comeback, en el que regresan con un nuevo mini albúm titulado ” The book of us: Gravity” con el que completarían 67 canciones en las que han trabajado tanto componiendo como escribiendo la letra.

Dentro de todas esas obras de arte me cuesta elegir sólo algunas para mostrar aquí, pero haré un esfuerzo para no ponerlas todas.

Para partir, esta es su canción debut “Congratulations”

Esta es una de mis primeras favoritas, letting go

Shoot me es de sus canciones más populares

If es parte de sus canciones en japonés

Hasta aquí por ahora con Day 6, espero les guste.

Fracasé

Ha pasado casi un año desde la última vez que escribí y la verdad es que la vida se me ha puesto cuesta arriba y no he sabido muy bien qué escribir. A menudo me pasa que las historias que leo por ahí son súper motivantes o relatos de personas que han sabido darle la vuelta a una mala situación y en algún punto pensé que yo debería hacer lo mismo.
Pero aquí estoy yo, en medio del caos, con un objetivo súper claro, pero sin la certeza de que lo vaya a lograr. Y si no escribo sobre esto no puedo seguir adelante. No es que yo sea (o haya sido) una persona súper exitosa a la que todo lo que planifica, le resulta. Pero este año FALLÉ por primera vez, así con mayúsculas, en algo que era realmente  importante para mí.

Había planificado todo mi año y toda mi vida en base a ganar una beca para cursar un magíster en el extranjero y ni siquiera pasé a la fase de la entrevista que era la fase 0.5 de 3. Si hay algo que siempre ha sido la fuente de la confianza en mí misma es que soy buena estudiante o buena aprendiendo, pero aparentemente mis logros académicos no son suficientes y no soy tan buena como siempre creí.

Hay algo que siempre digo un poco en broma, pero cada vez más en serio: “sigue tu corazón” y puede parecer loco, pero de alguna manera sentí en mi corazón que mi destino estaba en esas tierras lejanas, que tengo que ir por alguna razón, tal vez porque hay algo que necesito que aprender o es la experiencia que necesito vivir para seguir creciendo como persona.

Así que imaginen lo convencida que estaba de que esta era mi oportunidad y que esto era para mí. Así que cuando hace tres meses atrás recibí un correo en el que me decían que no había pasado a la siguiente fase se me rompió completamente el corazón y quedé completamente perdida, sin saber qué hacer. Menos mal en el proceso de postular a la beca conocí a un par de chilenas y decidimos hacer la postulación juntas para apoyarnos. Creo que nadie puede entender mejor que nosotras lo devastador que esto fue. Gracias chiquillas, creo que si no fuera por ustedes todavía estaría tirada en mi cama llorando (porque sí, cuando recibí la noticia me puse a llorar a mares, unas tres horas hasta que me dormí, por unas mil horas, aproximadamente)

¿Pero saben qué? Todavía no me puedo rendir con esa beca. Estoy en medio de la nada, sin trabajo y con cuatro chauchas en la billetera (poco dinero), pero no puedo dejar ir esa oportunidad. Así que aquí estoy, haciendo un diplomado en el área de mi interés, estudiando un tercer idioma y en busca de un trabajo (con bastante urgencia) pero todavía con mis ilusiones intactas, porque no importa cuántas veces la vida me golpee o en cuantos trabajos me rechacen, cuando ya me convencí de algo es difícil hacerme cambiar de opinión.

Y dicen por ahí que de todo se aprende. Tal vez las cosas se han complicado después de que dejé mi trabajo estable y no me estoy haciendo más rica cada día, pero cómo persona he crecido un montón (un poco a la fuerza, un poco por voluntad propia). He tenido que aprender a ser más humilde y a experimentar e intentar cosas distintas. Por ejemplo, el año pasado estuve cuidando a mi primo de un año y  ni siquiera había cambiado pañales ni preparado mamaderas, pero aquí estamos los dos más grandes y todavía vivos. Fue con todo lo que ha pasado que he podido encontrar lo que quiero hacer en la vida.

Si miro hacia atrás no ha sido tan terrible, lo más difícil es lidiar con las expectativas del resto, porque yo sé que mi papá sufre viéndome trabajar en cosas que no son de mi profesión y se aflige pensando en cómo voy a estar haciendo eso después de 5 años en la universidad. Porque así es todo con los padres, quieren ver a sus hijos vivir una vida más fácil que la que ellos tuvieron. Pero es súper difícil vivir para cumplir con las expectativas de otros, por más cercanos o queridos que sean. Hoy todavía lo que más quiero es estar orgullosa de lo que he conseguido, no importa que no sea lo socialmente aceptable, tal vez esto es lo que me faltaba por aprender.

Veo: Bake off Chile

Lo primero que tengo que decir es que tengo muchas ganas de cocinar cosas ricas, pero la gordura no me lo permite. Acabo de terminar de ver el primer capítulo de la versión chilena de bake off y debo decir que estoy entusiasmada por lo que vendrá. Si bien al principio me pareció un poco forzado al avanzar en el capítulo todo se volvió más fluído e interesante.

Recién ahora me puse a mirar un poco la reacción de la gente en las redes sociales, muchos critican la animación de Carola de Moras y la comparan con otras animadoras. La verdad es que no entiendo por qué, a mí me pareció muy entretenida y espontánea. A mi juicio sin sus comentarios el capítulo sería muy plano.

Los jueces me parecieron muy buenos, sobre todo Gustavo Sáez, se nota que sabe mucho y no sólo critica lo que está mal sino que explica por qué. Esto es lo que hace el programa muy atractivo para mí, poder aprender y saber en qué me equivoco.

Algunos participantes no muy agradables, pero siempre pasa. Otros con los que me es más fácil empatizar, probablemente yo sería la que dejó la escoba en la cocina y el delantal jajaja.

Aprendí que mi creatividad es nula, las dos cosas que se me ocurrieron para esa prueba alguien más las hizo. Menos mal que no estoy participando, de todas maneras voy a sumar a mi lista de cosas por hacer, tarta de frutas y brazo de reina.

Juego de blogueros 2.0: Pie de limón

Hoy para mi participación en el juego de blogueros 2.0 voy a compartir mi receta más querida, pie de limón (este último el ingrediente con el que debíamos cocinar este mes). Cuando veo programas de cocina siempre hablan de un plato que te defina o tu plato estrella (signature dish) esta es la que primero pienso. Recuerdo que fueron mis tías quienes me explicaron cómo se hacía mi receta favorita en ese entonces. Cuando por fin la aprendí llevaba al colegio cuando me tocaba cooperar para el desayuno de los días jueves. Así que ahora cada vez que la preparo me trae recuerdos de mi niñez.

Siendo honesta, no es la receta más elaborada y perfecta, probablemente si alguien que sepa de cocina la prepara reclamaría la falta de texturas, tal vez diría que la base debe ser una masa quebrada y no esta esponja. Pero debo decirles que este es mi blog, así que yo hago lo que quiero.

Después de mucho practicar e intentar llegué a las cantidades y procedimientos que les voy a contar hoy (esto es lo más exacta que puedo ser)

Ingredientes:

Masa:

  • 3 cucharadas de mantequilla
  • ½ taza de azúcar
  • Ralladura de 2 limones
  • 4 yemas
  • 1 ½  taza de harina con polvos de hornear

Relleno:

  • 1 tarro de leche condensada
  • Jugo de 3 limones
  • Ralladura de 1 limón

Merengue:

  • 4 claras
  • ½ taza de azúcar

Preparación:

Preparar todos los ingredientes, enmantequillar el molde y encender el horno a temperatura media. Cremar la ½ taza de azúcar con la mantequilla y la ralladura de limón (hasta que se integre bien y se vuelva de un color más pálido). Incorporar las yemas una a una integrando bien. Agregar la harina poco a poco y mezclar con espátula o cuchara hasta lograr una masa que no se pegue en los dedos ¡No amase!. Vaciar al molde y presionar con las manos o una cuchara. Si la masa se pega pueden poner un poco de harina en sus manos. Pinchar con tenedor y llevar a horno por 15minutos,  científicamente sáquelo “cuando huela” (Sacar apenas comience a dorarse, esto se llama cocinar a blanco)

Mezclar la leche condensada con el jugo de limón y la ralladura de un limón. Reservar.

Batir las claras hasta punto de nieve, agregar el azúcar y continuar batiendo hasta lograr un merengue de consistencia firme. Para  probar si está listo pueden poner el bowl boca abajo sobre su cabeza, si no se cae está listo, si no van a tener que abortar la misión y darse una ducha.

Verter el relleno sobre la masa, cubrir con el merengue y dorar en el horno.

IMG_20171230_181022_HDR.jpg

Pasen a ver las recetas de los otros participantes!

Elvira: https://www.asisecomeengranada.com/

Carabiru: http://birulicioso.wordpress.com

Mónica: http://dulcedelimon.com

Eva: http://dulcesfelicidades.blogspot.com.es/

Berta: https://dulceperonotanto.wordpress.com/

Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/

Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/

Laura: https://nekokitchenglutenfree.wordpress.com/

Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/

Eva: https://pekandoconeva13.com/

Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/

Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/

Sara: https://unaitalianaenlacocina.es/

Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

A poem a day

Do you know that feeling after having a casual encounter with someone? maybe in the public transport or in a shop, in which you just talk briefly or share a significant look and get to understand each other. It is not that you are willing to meet them again but you walk back to your life with the sensation that something good has just happened. It is like having the certainty of the world been a good place to live in or not been alone in this life.

That is the feeling that “A poem a day” has left in me, for a short period of time I was able to be part of someone else’s life, witness their daily struggles and efforts to make the things better and fulfill their objectives.

What I like the most is that the secondary characters have their own stories and screen time to show it to the audience. That’s makes the show more enjoyable for me, because sometimes when the story focused only in the main couple and their backs and forths it gets repetitive and boring. Other thing which is refreshing, is that the people in the story, at least at first, can be described just in one word or by one action, like “crybaby”, “advice giver”, “irresolute” or “prankster” to say some. I expected this to be tiresome, but instead of that it was like a joke which never fails to make you smile.

Other think in this show that it can put a grin on your face is the poetry they used in every episode, it can also makes you feel nostalgic or gloomy. But I like to feel moved when I read or watch something. It is a really nice touch and the aesthetics they used to introduce each poem to the story is another think I need to highlight.

To end with this post, I would like to share the main lesson that I got from this show. Even in the most common or ordinary lives there are some magical moments, the problem is we don’t watch carefully or we are living to fast to notice. A kind gesture can make a huge difference in someone else’s life. Pain can also be a path.

Have you watched this drama? Did you like it?

Escucho: EXO

Hace unos cuatro años atrás yo no escuchaba kpop, tal vez un par de canciones que aparecían en algún dorama, pero por cosas de la vida me quedé sin doramas que ver. Así, me encontré con un reality coreano  “roommate” en el que mostraban a 11 celebridades coreanas compartir la misma casa. Entre estaba Chanyeol, integrante de EXO, en ese entonces todavía tenía 12 integrantes. Me quedé impresionada por lo mucho que trabaja y el poco descanso que tenía, en el mismo programa mostraron que estaba preparándose para lanzar un nuevo albúm y como sus roommates lo visitaban en una de las presentaciones. Se notaba que era muy importante triunfar y yo quería que así fuera.

Busqué la canción en youtube y fue mi perdición, nunca sabes donde la reproducción automática te puede llevar. De una canción fui pasando a otra y las fui encontrando todas buenas, después me perdía entre tanto integrante, así que quise aprender sus nombres y después estaba viendo videos de presentaciones y participación en programas, ya estaba perdida.

Hoy es el sexto aniverasario desde su debut, así que mi recomendado de hoy es Exo! Me es imposible elegir una canción como mi favorita, así que como ya puse la primera que conocí voy a agregar aquí la única que puedo cantar (o al menos intentar jaja)

Voy a dejar por aquí el video de su presentación durante la ceremonia de clausura de los juegos olímpicos de invierno celebrados en Corea del sur este año, sólo para que vean que estos chiquillos son geniales.

Para terminar, como estamos en el aniversario, corresponde compartir esta canción, compuesta para sus fans en uno de los momentos más dificiles de su carrera como artistas. Con esto termino por hoy, si no es posible que llene este post con videos, espero que los rumores sean ciertos y lo próximo que comparta con ustedes sobre EXO, sea mi experiencia en uno de sus conciertos.

Escucho: W24

¿Han escuchado eso de que chilenos hay en todas partes? pues parece que es cierto. Hace unas dos semanas atrás descubrí que un chileno se había convertido en uno de los integrantes de una boyband surcoreana. Así que me puse a buscar información por todos lados sobre la música que hacían y sobre como un compatriota terminó por esos lados. Descubrí que en realidad completamente chileno no es, su familia es coreana, estuvo viviendo acá por el trabajo de sus padres hasta los 19 años.

W24 debutó hace muy poquito, el 8 de marzo con el mini albúm “singing dancing” en el que aparece la canción que quiero recomendar hoy. Creo que el título en inglés es “Always missing you” y la encontré perfecta para un día lluvioso como hoy. Y Juanito (Juan era el nombre que ocupaba cuando vivía en Chile) tiene una voz tan dulce.

Puras cosas buenas que decir de este grupo, componen, escriben y producen sus propias canciones. Como me ha gustado tanto aquí voy con otra canción más. Esta se llama “love me” y la sacaron antes de su debut.

 

 

Leo: Sigo siendo yo, Jojo Moyes

Ay! es que acabo de terminar de leer “Sigo siendo yo” de Jojo Moyes, es parte de la saga que empezó con “Yo antes de ti”. La verdad es que de repente me gusta leer y ver cosas cursis y comedias románticas. Me resultan fáciles de ver, tal vez porque son la mayor parte del tiempo ,predescibles.

Tenía que compartir mis sensaciones porque removió muchas emociones en mí y me sentí super identificada con Louisa Clark esta vez. No sé como explicarlo para no hacer spoiler. Creo que estaría bien decir que en este libro está buscándose a sí misma, tratando de encontrar su lugar en el mundo. Louisa Clark es una mujer fuerte, por primera vez en su vida preocupada por lo que ella quiere. Si bien al comparar el segundo y el tercer libro con el primero, la historia me parece un poco pesada y un tanto salida de teleseries mexicanas (esas en que la protagonista pierde la memoria en un accidente automovilistico, después de salir corriendo tras la villana quien se robó a su bebé recién nacido, sí, cosas así pasan a veces), aquí encontré a la protagonista perdida por completo, pero decidida a encontrar su lugar en el mundo, capaz de discernir a quien quiere en su vida y a quien no y valiente por no conformarse con una vida normal.