La historia de cuando fui a Japón

Voy a partir diciendo que esta historia es un poco particular y que usted no debería creer todo lo que lee en internet. Porque no es cierto, nunca he estado en Japón, aunque sueño con ir algún día. Espero que no se sientan engañados o por lo menos si me creyeron déjenme decirles que no fueron los únicos. Si me han leído sabrán que estuve viviendo en Australia y en Octubre tenía que volver a Chile y por supuesto mi familia quería ir a buscarme al aeropuerto. Fue entonces que empecé a pensar, ¿qué pasa si se atrasa el vuelo y mi papá conduce 4 horas y media sin razón? o si me van a buscar van a tener que volver el mismo día ¿no será mucho conducir 9 horas casi continuas? ¿Y si mejor llego de sorpresa?

Así que esta no es la historia de cómo fui a Japón, sino que es la historia de cómo engañé a todos en mi familia. Bueno, a casi todos porque primero necesitaba conseguir algunos cómplices. Tengo una tía que siempre me apoya en las locuras que se me ocurren, así que la contacté para ver si podía contar con ella esta vez, no sé en qué estaba pensando cuando me dijo que sí porque la pobre tuvo que guardar el secreto por unos dos meses y de verdad que fue difícil. Además me fue a buscar al aeropuerto y condujo ella las cuatro horas y media para llevarme al lugar donde viven mis padres, a quienes les había dicho que iba a llegar un mes después porque me iba de viaje a Japón.

Para mi suerte, el fin de mi VISA coincidía con un fin de semana largo en Chile. Así que el 25 de octubre tomé mi vuelo a las 11:10 en Sydney y a las 13:10 del 25 de octubre ya estaba aquí. Se preguntarán cómo fue que llegué tan rápido, la verdad es que viajé en mi jet privado conducido por John Travolta. Obvio saben qué es por la diferencia horaria ¿cierto?

Cuando llegué estaba en estado de destrucción total porque no pude dormir mucho en el avión, así que para variar un poco, me perdí en el aeropuerto. Así que seguí a la manada y cuando encontré a un funcionario del aeropuerto le dije “me perdí” y me respondió chilenos por allá, parece que aunque me pierda mil veces en todos lados lo único que no pierdo es mi acento. ¿Me van a creer que cuando salí me estaba esperando mi hermana también?

IMG-20171025-WA0000
Esta foto la tomé en un restaurant japonés y se la mandé a mis papás para que vieran como era la comida en Japón. Usted no lo haga, mentirle a la mamá es malo!

Como explicarles lo nerviosos que estábamos todos, aún cuando teníamos todo fríamente calculado. Partimos tratando de sorprender a mi mamá en su lugar de trabajo pero ella no estaba…

Al final la encontramos y fuimos a buscar a mi papá, tampoco estaba….

Después fuimos a ver a mis abuelos, pero mi abuela no estaba….

En el ranking de las reacciones la de mi tata fue la más emotiva, él usa bastón porque está viejito y le cuesta caminar, andaba en el patio alimentando a sus pollitos, pero cuando me vio casi tiró el bastón lejos y corrió a saludarme. La más divertida fue la de mi papá, parece que no podía creer que era yo la que estaba ahí, porque cada dos segundos volteaba a mirarme y no era capaz de ocultar su sonrisa. La más sorprendida mi mamá, que no podía hablar cuando me vio, lo primero que dijo fue ¿y tú no estabas en Japón?

4 respuestas a “La historia de cuando fui a Japón

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s