Experiencias·receta

Cocinar para extranjeros/ receta leche nevada

He tenido una revelación! sé cocinar pocas cosas chilenas y ni siquiera sé qué cosas son típicamente chilenas. Todo comenzó cuando recibimos la invitación de unas amigas mexicanas para conocer un poco sobre su comida. Nos prepararon quesadillas, sopes y huaraches. Todo muuuuuuy rico, creímos que íbamos a reventar de tanto comer, pero aquí estamos vivos y preparados para la siguiente oportunidad.

img_20160925_203923

Parece que todos la pasamos tan bien que terminamos conversando sobre cuando sería la próxima vez , qué cosas podríamos comer y qué cosas son típicamente chilenas. Recurrimos a san google para buscar ideas y fuimos descubriendo que hay pocas cosas en este lado del mundo que sean originarias de un sólo país. Punto a parte es la eterna rivalidad chileno peruana sobre la autoría de algunos tragos y platos tipícos,  así que no vamos a entrar en eso porque de eso no tengo ni idea.

En nuestra búsqueda hasta recurrimos al comodín del llamado telefónico:

aló mamá! ¿qué comidas típicas chilenas podemos preparar para las amigas de México?

mamá: eeeeeeeeeh ¿cazuela? ¿humitas? ¿empanadas?

y así estuvimos bastante rato, con el público riéndose de mí por tomarme tan en serio la misión.

Finalmente, hicimos pizza con espárragos…

Suuuuuuper chileno dirán ustedes, pero la verdad es que teníamos muchos espárragos en la casa y había que comerlos. También hicimos chupe de machas, que como ustedes saben yo no comí, porque mi relación con el sabor a mar es como el agua y el aceite. Según los invitados estaba rico.

Después de comer demasiado, lo crean o no, me puse a hacer postre. Lo que encontramos como típicamente chileno fue leche nevada, que como su nombre lo dice es un postre de leche, que recibe su nombre debido a que contiene merengue y este se asemeja a la nieve.

LECHE NEVADA: 

Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • 3 huevos
  • 1 taza de azúcar
  • 1 cda de fécula de maíz (maizena)
  • cáscara de limón
  • esencia de vainilla

Preparación:

Debemos comenzar separando las yemas y las claras de los huevos. Ponemos estas últimas en un bowl y las batimos a punto de nieve (cuando se ve como espuma) y agregamos el azúcar en forma de lluvia (de a poquito)  hasta formar un merengue. Lo distribuimos en moldes individuales o en una bandeja de vidrio.

Con esto ya tenemos la nieve, ahora hay que ponerle algo de gracia a la leche. Así que apartamos media taza y la juntamos con las yemas del huevo y la cucharada de fécula de maiz (la leche debe estar fría para que la fécula se disuelva bien). Ponemos a calentar el resto de la leche con media taza de azúcar y la cáscara de limón. No debe hervir, solo necesitamos que el azúcar se disuelva.

Agregamos ahora la mezcla de las yemas de huevo (yo la paso por el colador porque el huevo a veces tiene “cosas”) y revolvemos hasta que espese. Vaciamos sobre la “nieve” y listo! (Si les molestan las cáscaras de limón tienen que usar el colador de nuevo)

A continuación… las fotos! Por favor haga click para entender qué es…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s